Blog Atlàntida Salut

Cómo hacer frente al miedo

following online news on covid-19 virus pandemic - man with face

“Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que conquista su miedo”. Nelson Mandela.

 

Por Patricia Vallés, psicòloga e instructora de mindfulness MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction)

El miedo es una emoción básica que nos ha permitido subsistir. Es una emoción intensa que ayuda a prevenir posibles peligros futuros.

Se siente en el cuerpo, en el pecho, con temblores, palpitaciones, la cara palidece, se tensan los músculos, sudor frio, respiración acelerada, y un nudo en el estómago y, ante él, solemos huir o paralizarnos.

Existen muchos tipos de miedos, el miedo físico y real, un coche que no frena al cruzar, y un miedo psicológico, que uno piense que le despedirán en su trabajo…El miedo a la incertidumbre, a la falta de control y a no saber que pasará es el miedo que estamos viviendo ahora. Es un miedo real pero que puede ser alimentado e incrementado exponencialmente por los pensamientos y la influencia del entorno.

Cuando el miedo es continuo y se instala en la mente puede pasar a ser pánico, angustia, ansiedad y si es colectivo pasa a ser histeria colectiva.

En estas situaciones, se reacciona y no se responde con libertad de opciones, la mente se bloquea y se reacciona. Esto es lo que ha ocurrido con la compra compulsiva de alimentos y del papel de WC.

Para poder parar esta dinámica lo mas importante es aceptar la emoción, ponerle una etiqueta e intentar calmar la mente vía respiración consciente y meditación. Abrazar la emoción, acogerla. Sentir que la emoción del miedo es coyuntural y no te pertenece. Que la situación pasará. A partir de ese momento intentar responder y no reaccionar e indagar que ha pasado para vivir esta emoción.

Y, ¿cómo se gestiona el miedo?

  1. Date permiso para sentir lo que sientes, ya que la emoción forma parte de ti. Cuando nace, sea la que sea, acógela sin más. Busca en que parte del cuerpo la sientes y lleva la respiración a esa parte del cuerpo, relajando la zona mas tensionada.
  2. Identifica y da nombre a aquello que sientes. Etiquetarla ayuda a aceptarla y a reconocerla.
  3. Acoge y abraza la emociónsabiendo que una emoción tiene una temporalidad, que no forma parte de ti.
  4. Traduce la información que contiene cada emoción e incorpórala a tu mapa. El miedo nos informa de que estamos viendo peligros, sean estos reales o no.
  5. Actúa en consecuencia. Si sentimos miedo y es real, actuemos en consecuencia y evitemos el posible peligro. Si entendemos que es un miedo desmedido busquemos los mecanismos para calmar la mente y actuar de otra manera mas adaptativa a la situación.

 

Las emociones más complicadas, a menudo contienen la posibilidad de realizar aprendizajes importantes. Si las evitamos y no las vivimos nos privaremos de estos aprendizajes y correremos el peligro de ir por la vida reproduciendo patrones de conducta”.

 No hay emociones positivas ni negativas todas son adaptativas. Lo no adaptativo son los comportamientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Nombre*

Email* (never published)

Website

 

LA INFORMACIÓN TAMBIÉN ES SALUD Y BIENESTAR. ATLÀNTIDA PONE A TU ALCANCE TODOS LOS CANALES PARA TU COMODIDAD.

Más cerca tuyo que nunca:

RSS Twitter Facebook Linkedin Youtube