Blog Atlàntida Salut

El sida aún no se cura

Desde hace ya varios años, y con la evolución de las terapias y los medicamentos, el Sida ha dejado de ser una enfermedad mortal en muchos casos y se ha convertido en una enfermedad crónica, aunque todavía no tiene cura ni vacuna. O sea que no podemos bajar la guardia para que, en caso de infección, la enfermedad nos acompañará toda la vida.

Sida son las siglas de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y es una enfermedad causada por la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). No todo el mundo que se contagia del virus desarrolla la enfermedad, pero sí tienen la capacidad de transmitir el virus a otras personas. El sida destruye el sistema inmunitario de la persona infectada, o sea que su cuerpo se queda sin defensas.

A principios de la década de los 80 del siglo pasado, cuando se empezó a esparcir la enfermedad, los conocimientos médicos no eran los que tenemos ahora y se asoció el sida a lo que se llamó las 4 H. Esto es: homosexuales, heroinómanos , hemofílicos y haitianos. Esta asociación provocó la estigmatización de estos colectivos durante muchos años y esparció la percepción errónea de que, si no se pertenecía a una de las 4 H, la enfermedad no nos afectaría. Red ribbon for world aids day awareness campaign background. Todos estamos expuestos

Con los avances en las investigaciones médicas y científicas desde entonces, ahora ya se sabe que nadie está fuera de riesgo de contraer la infección. Los principales canales de transmisión del VIH son a través de la sangre, del semen, del flujo vaginal o la leche materna. Por lo tanto, todo el mundo está expuesto, pero no todo el mundo tiene la misma facilidad para infectarse. Un buen estado de salud general, una nutrición correcta y un equilibrio emocional adecuado favorecen la resistencia general a las infecciones. Para no infectarse hay que tener presente cuáles son los mecanismos o vías de transmisión y seguir medidas de prevención.

Un 20% menos de casos

En 2018, el último año del que se tienen datos completos, se detectaron 3.244 casos nuevos de infección por VIH en España. Esto significa una reducción de casi el 20% respecto del año anterior. Según los datos del Ministerio de Sanidad, la infección es más frecuente en hombres que en mujeres y se concentra en la franja entre los 25 y los 39 años.

En el mismo año, también se declararon 415 nuevos casos de sida, una cifra que está muy lejos de los 7.511 casos que se detectaron en 1994. Desde 2006, los casos de sida declarados siempre han estado por debajo de los diagnosticados de infección por VIH.

Un tratamiento de por vida

El sida, pues, aunque no tiene cura, pero se han desarrollado tratamientos que dificultan la multiplicación del virus y que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas infectadas por VIH. Son las llamadas terapias antirretrovirales y están formadas por una combinación de medicamentos, que ayudan al enfermo pero que no impiden la transmisión del virus a otras personas. Además, hay que tener en cuenta que suelen provocar efectos secundarios.

Estos cócteles de fármacos reducen el número de partículas de VIH en la sangre hasta el punto de hacerlo casi indetectable. Sin embargo, estos tratamientos se deben seguir durante toda la vida para que sean eficaces, aunque la persona no se sienta enferma. Si no se hace correctamente, el virus puede hacerse resistente a la terapia.

Por ahora, no hay ninguna vacuna contra la infección por VIH, pero es posible que aparezca alguna en los próximos años porque hay varios grupos investigadores que trabajan y, en breve, el tratamiento antirretroviral diario en pastillas se sustituirá por una inyección mensual. También se están investigando otros antivirus que estimulan el crecimiento celular o medicamentos para prevenir las infecciones oportunistas.

Cada 1 de diciembre, desde 1987, se celebra el Día Mundial del Sida, una de las pandemias del siglo pasado, que todavía dura y que este año coincide con la pandemia por coronavirus. Como dice el manifiesto conjunto que más de 130 entidades han elaborado este año, “la Covid-19 ha hecho evidente, una vez más que la salud interrelaciona estrechamente con otras cuestiones fundamentales, como las desigualdades, los derechos humanos, la igualdad de género, la protección social y la economía.” Los firmantes del manifiesto adquieren el compromiso profesional de fomentar y mantener el respeto y la no discriminación de las personas que viven con el VIH / sida.

Escribir un comentario

Nombre*

Email* (never published)

Website

 

LA INFORMACIÓN TAMBIÉN ES SALUD Y BIENESTAR. ATLÀNTIDA PONE A TU ALCANCE TODOS LOS CANALES PARA TU COMODIDAD.

Más cerca tuyo que nunca:

RSS Twitter Facebook Linkedin Youtube