Blog Atlàntida Salut

Preparémonos para el otoño

woman-2003647_1920

Acompañamiento y tratamiento dietético en caso de enfermedad Covid-19

Disponemos del conocimiento empírico que esta familia de virus del SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19, tiene una alta afinidad por las mucosas del organismo humano y por el tejido neurológico. Mucosas del tracto respiratorio, mucosas del tracto digestivo, urogenital, mucosas oculares y piel.

Fase aguda, consejo dietético (puede durar de 5-12 días)

En caso de estar sufriendo en casa la enfermedad, de forma moderada, leve o asintomática se recomienda una dieta blanda de fácil digestión y antiinflamatoria. Texturas ligeras, baja en sales y azúcares, exenta de picantes e irritantes, para no estresar el aparato digestivo. La más baja posible en tóxicos químicos y ambientales, y de fácil digestión. Esto comporta no tocar alimentos procesados.

  • Altamente hidratada.
  • Temperaturas tibias, huyendo de muy frío o muy caliente.
  • Repartida en pequeños volúmenes en el decurso de 12 horas.

Todo ello va encaminado a cuidar mucosas y a dar tregua al organismo, tanto si se sufre faringitis, laringitis, neumonía o síndrome diarreico. En esta fase no se recomienda en absoluto llevar a cabo ninguna práctica que pretenda “subir la inmunidad”. Ya sube sola. Se ha observado ampliamente que el cuerpo ya genera respuestas, a veces en exceso, nada deseable. Si queremos contribuir a inmunomodular en esta fase la mejor práctica consiste en: 

  • Reposar y dormir tanto como sea posible.
  • Dieta limpia.
  • Hidratación y fitoterapia (infusiones)
  • Evitar en la medida posible todo estrés emocional.

Incluso se ha podido observar científicamente que resulta altamente antiinflamatorio poder recibir afecto y poder darlo: ser cuidados o cuidar, palabras cariñosas y empáticas, calma y tranquilidad. Estas situaciones de bienestar elevan un factor mediador antiinflamatorio denominado “citoquina antiinflamatoria”. Entre ellas, las citocinas IL-13, IL-10, IL-4.

Hay que pensar que todo estrés metabólico, físico o psíquico, lleva a una acidificación de las mucosas o bajada del pH. Cuando esto sucede en grado excesivo las mucosas se fragilizan y además de alojar ataques de virus y todo tipo de patógenos, a la vez no pueden hacer frente a una respuesta defensiva adecuada a su ataque y daños. 

tea-5174668_1920

Dieta

Iniciar la jornada con infusión-tisana de tomillo (antivírica y antibacteriana), Hinojo (protector aparato respiratorio), Diente de León (depurativa, drenante), Espino blanco (circulatoria, moduladora de la coagulación y protectora de las arterias), Agrimonia (por laringitis, faringitis y afonía. También dolor de estómago y diarrea), Flor de saúco (por mucosas respiratorias y dolor de garganta). Se puede ir tomando a lo largo de la jornada. 

Desayuno

Licuado de almendras o avena sin azúcares ni aceites añadidos. De arroz, si se sufre diarrea.

2-3 cucharadas soperas de copos de avena previamente cocidos, si se desea, con un poco de canela. O bien copos de mijo, quinoa o espelta hinchada. O 2 tostadas de pan blanco semi tostado, ecológico, con gotas de aceite de oliva, si se tolera el gluten.

Media mañana

Compota de manzana y pera, gotas de limón, sin azúcar añadido. Con polvo de canela. Galletas de arroz o de maíz o quinoa. En caso de diarreas persistentes resulta muy eficaz rayar la manzana cruda y dejarla oxidar 15 minutos sin tapar, en contacto con el aire. Aliñar con zumo de limón.

Comida

  • Arroz hervido con zanahoria, puerro, cebolla, calabaza, patata. 1 cucharada sopera de aceite de oliva. Opción preferente en caso de diarrea. Los vegetales escogidos aportarán potasio y magnesio. Los almidones y el agua del arroz suavizan mucosas y atrapan agua libre del intestino. Los almidones de la patata son altamente beneficiosos para el sistema digestivo y hepatobiliar.
  • Puré de calabaza hervida con puerro y patata. cucharada sopera de aceite de oliva.
  • Crema de puerro, cebolla, patata, 1 cucharada sopera de aceite de oliva y al final un puñado de ortiga verde. Se puede adquirir fresca o seca, en comercio dietético. Altamente antiinflamatoria.

Cuando se pueda comer más:

  • Pescados blancos hervidos o a la plancha. Iniciar con pequeños gramajes.
  • Pollo hervido o a la plancha.
  • Huevos pochés
  • Infusión digestiva: manzanilla con anís verde, melisa, hinojo, diente de león, tomillo, regaliz. Añadir agrimonia si se sufre dolor de garganta o diarrea.

Merienda

Yogur natural sin azúcares, mejor cabra que vaca. Galletas de arroz o de otros cereales con aceite de oliva o la compota propuesta.

Cena

Si tiene diarreas, continuar con:

  • Cena de arroz y vegetales.

Otras opciones:

  • Crema de zanahoria, puerro y boniato o patata (blanca, roja o lila). 1 cucharada sopera de aceite de oliva. Si se desea, al final añadir ortiga verde y triturar.
  • Sopas de pan con ajo y menta (muy depurativa y digestiva). Hervir 20 minutos en agua abundante gajos de ajo y tostadas o pan blanco semi tostado. Añadir un manojo de menta fresca. Triturar ligeramente y servir encima un huevo roto al plato. Tapar y dejar que el huevo se cueza mientras la sopa se pone en su punto de temperatura para tomar. (Si no gusta la menta se puede poner la ortiga).
  • Crema de verduras con harina de maíz. Confeccionar un caldo con las verduras deseadas, además de cebolla, ajo y puerro. Cuando esté cocido se puede colar o si se quiere aprovechar las verduras, triturar. Volver el líquido a ebullición y añadir cucharada sopera llena (por cada 500 c.c.) de harina de maíz diluida previamente en un poco del caldo tibio. removiendo, cocer 5 minutos aproximadamente y retirar. Se puede poner igualmente encima un huevo roto al plato. Si se tolera el gluten se puede hacer la misma crema igualmente con harina de avena.

De segundo plato:

  • Kéfir o Yogur, mejor de cabra. Sol o con la compota de manzana y pera.
  • Aguacate con Queso fresco de cabra, con galletas de arroz o cereales.

A medida que vaya remitiendo la infección, inflamación, fiebre y malestar, se pueden ir incorporando más alimentos proteicos a la cena, con las opciones de platos de la comida. 

A la vez es muy importante ir incorporando igualmente las frutas cítricas: melocotones y ciruelas, mango, papaya, frutos rojos, kiwi, mandarinas y naranjas. Durante la jornada. 

Infusión/tisana nocturna: proporciona un buen descanso. Espino blanco, manzanilla, tila, pasiflora, melisa, flor de saúco, hinojo. Si fuera necesario tomar suplemento de Melatonina, previa consulta profesional referente. Se considera altamente antiinflamatoria y antioxidante.

Al salir de la fase aguda y especialmente si ha tomado antibiótico, habrá que tomar un probiótico adecuado, previa consulta al profesional sanitario de referencia. Del mismo modo es altamente recomendable iniciar la toma de suplementos para ayudar a rehacerse y combatir la fatiga, como por ejemplo:

  1. Suplemento protector de mucosas y vías respiratorias, que contenga: vitamina A, vitamina C, N Acetil-Cisteína, Zinc, Quercetina. 2-0-2. Distanciado de las comidas.
  2. Suplemento neuro protector, que contenga: Magnesio, L-Fenilalanina, L-*Tirosina, L-Glutamina, Vitamina C, Colina, Inositol, Lecitina, Ginkgo biloba extracto 50%. Vitamina B3, Vitamina B6. 1-1-0.
  3. Omega 3 EPA/DHA. 2 perlas por día.

En caso de afección de las vías respiratorias con mucosidad, se recomienda iniciar la N-Acetilcisteína sola desde el principio de la infección, puesto que es un drenante del moco. La mucosidad es una maniobra protectora de las mucosas ante el contacto con el virus, pero es necesario que drene y no se estanque.

Pilar Betriu, Dietista-Nutricionista del Centre Mèdic Atlàntida

 

Escribir un comentario

Nombre*

Email* (never published)

Website

 

LA INFORMACIÓN TAMBIÉN ES SALUD Y BIENESTAR. ATLÀNTIDA PONE A TU ALCANCE TODOS LOS CANALES PARA TU COMODIDAD.

Más cerca tuyo que nunca:

RSS Twitter Facebook Linkedin Youtube